Social BIO

Agrega Tu Email

Gente

Soy adicto a Dota 2, No eres tú, soy yo, finalmente he dejado mi hábito de MOBA

Jake Tucker quien es un jugador asiduo a los videojuegos, ha compartido con biobeneficios su historia sobre su adicción, y como Dota 2 lo empezó a convertir poco a poco en un monstruo.

Jake Tucker jugó alrededor de 1.149 horas al Dota 2

El total de horas sumadas son alrededor de 48 días. El joven relata: “No estoy seguro de por qué no llegué a 1150 para completar el recuento. Presumiblemente me escapé después de un partido apretado en el que terminé disgustado, enfurecido por mi propia actuación y desempeño, o por el jugador de mi equipo (siempre hay uno) que me recuerda que soy un idiota, o que debería haber sido abortado. Ese tipo de persona”.

Jake analiza que quizás es mejor recapitular y pensar en los juegos que no ha jugado y en todos aquellos que le permitan alejarse de gente tóxica.

“Estoy renunciando a ti, en parte, por los juegos que nunca he jugado. Resident Evil HD remaster, Valkyria Chronicles, Virginia. Hay una montaña digitalizada de juegos que he comprado y instalados conscientemente el día del lanzamiento, sólo para no jugar nunca. En cambio, pasé otra noche matando al dragón, también conocido como Roshan, en otra ronda de pugilistas”.

Los buenos tiempos jugando a Dota 2

El joven hace una reflexión sobre los buenos tiempos y lo resume de la siguiente manera: “Tuvimos nuestros buenos tiempos. Esas partidas en las que utilizaba a Troll Warlord, cuando era bueno, a menudo me veían asesinar a todo el equipo enemigo en 15 minutos. El agujero negro de Enigma en el que lograba atrapar a cinco enemigos para posteriormente ganar ese juego que estaba muy parejo. En esos primeros días hice muchos amigos, y hubo gritos de alegría cuando mis dedos de novato lograron sacar algo que parecía genuinamente mágico“.

Pero todo en la vida se convierte en peligro cuando abusamos de ello, o toma demasiado tiempo, y finalmente nos atrapa, Tucker se dió cuenta de ello: “Pero hay un problema. Hay problemas. A medida que he progresado en habilidad, no me has tratado bien. Al jugar Dota 2 hoy, me convierto en la peor versión de mí mismo. Soy paranoico, nervioso, y demasiado rápido para hacer notar los errores de los demás, y demasiado feliz para notar los míos. Me siento hosco y frustrado.

Creo que, al final de cuentas, el 75 por ciento del tiempo que pasé jugando, lo hice de manera miserable. Me he encontrado frustrado, perdiendo por la poca habilidad de mis compañeras o la mía misma, atascado en una partida que durará más de 20 minutos en la que es casi imposible ganar a veces dura más de 1 hora”.

Sobre los problemas del juego

A continuación Tucker nos dice que para él ese es el problema del juego, deja de ser divertido y se convierte en una especie de tortura, el joven dice:

“Éso es lo que sucede cuando juegas Dota 2. Si abandonas un juego que esta en progreso es penalizado pesadamente, así que si estás teniendo un mal rato tienes que aguantarlo. Si abandonas la partida caes en una especie de penalización llamada “Prioridad Baja”, un grupo donde se castiga a todos los jugadores que abandonan partidas, allí se encuentra a los jugadores abusivos, y eso parece una idea muy buena hasta que te quedes allí. Los juegos en prioridad baja eran miserables, partidas en las que intentas ganar para salir de ellas, y un amistoso Pudge de mi propio equipo trata de atraparme en el escenario, y la se lanzaba abusos entre sí a través de conversaciones de voz y texto, en una variedad de idiomas”.

Sobre la Habilidad y la sensibilidad de Tucker

El joven hace una reflexión sobre su nivel de habilidad: “En primer lugar, no soy un jugador de Dota muy bueno. Muchos de los amigos que hice en los primeros días poco a poco se molestaban por mi falta de habilidad.

A medida que se hacían mejores y mejores, mientras yo seguía siendo el mismo nivel (2000 MMR, para aquellos de ustedes que conozcan Dota y pregunten en los comentarios) y no podía mejorar. Comenzaron a atribuir mi falta de habilidad a la malicia o la idiotez, y me encontré con una atmósfera sumamente fría mientras jugaba. Después de un tiempo, ya no estaba invitado a jugar Dota con mis amigos.

La segunda razón es que no tengo mucho tiempo para dedicarle al juego. Dota 2 requiere paciencia y compromiso. No es como cargar Call of Duty o anotar un gol en unos partidos de FIFA. Los juegos de Dota se ejecutan en cualquier lugar entre 20 y 90 minutos, con un promedio de alrededor de 45. Tendría que jugar cinco o seis juegos a la semana para mantener cualquier nivel de habilidad. Encontré que cuanto más escapes tuviese, como jugar otros juegos, o tiempo para divertirme, volvería y sería cada vez peor en el juego.

En tercer lugar, y esto es quizás lo más importante: soy muy delicado como un copo de nieve. No quiero que un hombre enojado con un acento grueso me grite en voz alta en mi oído porque accidentalmente usé mi Daga -un elemento de teletransporte de corto alcance-en el momento equivocado”.

La separación con Dota 2

Después de analizar extensamente el juego, Tucker se da cuenta que en realidad no trae nada bueno a su vida, por lo tanto concluye de la siguiente manera: “Por supuesto, trato de decir lo que quiero decir, y éstas no son las verdaderas razones de que haya terminado de jugar Dota. Dota 2 se merece algo mejor que un despido caprichoso. En realidad es porque he reconocido, demasiado tarde, que me he convertido en un monstruo tóxico.

Hace un par de años, desgastado por mi neurosis de mediados de los 20 y tratando de averiguar qué tipo de persona me gustaría ser, adopté un mantra: “Trate de escribir buenas palabras en Internet y ser amable con todo el mundo.” Desafortunadamente, Dota 2 hace que esto sea imposible, porque el juego me convierte en un estúpido. Mi primera advertencia llegó a finales del año pasado, cuando me prohibieron utilizar el chat porque mi comportamiento había recibido cierto número de quejas. Yo superé el castigo e hice un esfuerzo consciente para tratar de ser más constructivo en mi crítica. En lugar de una persona enojada, “¿Por qué hacer esto?”, Traté de ser más educado, “¿Haz intentado hacer esto?”

Pero cada vez que empecé a perder, descubrí que estaba lleno de resentimiento otra vez. Más allá de esa indignación por mi fracaso, me molestaba que estuviera pasando mi tiempo libre enojado con un montón de personajes de videojuegos que se rompían en unos bosques virtuales. ¿Por qué estaba intentando matar a mi personaje por mi cuarta pérdida consecutiva del día en la que podría haber estado jugando Mad Max en lugar de ello? Estas guerras de desgaste de una hora de duración podrían haber sido usadas para prevenir un apocalipsis nuclear, o para ejecutar un golpe casi perfecto (pero nunca bastante). En otro videojuego, entiendes”.

Soy adicto a Dota 2 y desinstalo el juego

Tucker decidió lo más conveniente para su salud, desgraciadamente no todo el mundo tiene la capacidad analítica de poder detener algo cuando en realidad esta destruyendo nuestras vidas, finalmente el joven indica: “Así que ahora te he desinstalado, Dota 2. Me dije que era un juicio, y comencé el largo proceso de vender todos mis artículos cosméticos (podría escribir una nota completa sobre lo inútil que era) . Regresaré eventualmente, dije, en secreto esperando que nunca ocurra.

Han pasado un par de meses desde mi último juego de Dota 2, y me siento mucho mejor. He terminado Wolfenstein: The New Order y estoy casi allí con Mad Max. Siempre tendré buenos recuerdos de nuestro tiempo juntos, Dota, pero si me has traído algo, es la lección que a veces me importan los juegos demasiado. Y cuando eso sucede, puedo convertirme en un Monstruo”.

Síntoma y Signo de la adicción de Dota 2

En un principio es importante dejar en claro la diferencia entre síntoma y signo, el medio Medical News Today lo describe de la siguiente manera:”Un síntoma es algo que el paciente detecta y describe, mientras que un signo es algo que otras personas, como el médico advierten. Por ejemplo, la somnolencia puede ser un síntoma mientras que las pupilas dilatadas pueden ser un signo”.

Dependencia del Dota 2 – cuando una persona es adicta a un videojuego, no son capaces de controlar el uso del mismo. Siguen jugando, aunque pueda causar daño (el individuo puede o no ser consciente del daño potencial).

Referencias:

  1. It’s Not You, ‘Dota,’ It’s Me: Why I’ve Finally Quit My MOBA Habit“, Jake Tucker.
  2. Signs And Symptoms Of Addiction“, Medical News Today.