Social BIO

Agrega Tu Email

Alimentos

5 pésimas meriendas que no puedes empacar en el almuerzo de tus hijos

 Las pésimas meriendas se vuelven una preocupación para los padres cuando el año escolar inicia y desean apostar por las 180 meriendas saludables.

¿Son los almuerzos de tus hijos, sacados directamente de la sección del refrigerador de su tienda de comestibles?, ¿son pequeñas galletas y pastelitos preenvasados que cantan como una sirena en el pasillo de las meriendas?

Tienes que tomar una decisión, dicen los nutricionistas. Serán de sodio, nitratos, grasas saturadas y azúcar se repartieron Aquellos en cajas y bolsas de comida cada mañana o será alimentos ricos en vitaminas, fibra, proteínas y grasas saludables?

Anuncios

CBS News preguntó a expertos en nutrición, cuáles son las pésimas meriendas que se deberían de evitar y qué se debería consumir. Ellos compartieron sus mejores 5 peores selecciones, y ofrecieron algunas estrategias de embalaje saludables, también.

5 pésimas meriendas que deben evitar:

1. Sándwiches de carne de embutidos

La primera comida sugerida por la dietista Despina Hyde fueron los embutidos, hay que acabar con las carnes se procesadas, ya que son parte de las muchas pésimas meriendas que muchos niños comen a diario.

“Están llenss de productos químicos – y nitratos de sodio añadidos. Y las grasas que particularmente no son saludables para nosotros. Incluso añaden colorantes”, dijo Hyde, que trabaja con el Programa de Control de Peso de la NYU Langone.

“Es mejor dedicar un poco de rato el domingo y asar su propio pavo o carnes y luego cortar o triturar para colocarlo sándwiches, y poner una envoltura,” esto es lo que ella sugiere hacer.

Hyde también recomienda cortar un montón de vegetales, para agregarlos a los sandwiches. Trate de incluir espinacas para obtener más nutrientes que la lechuga, rodajas de pepino, pepinillos, rajas delgadas de manzanas para lograr un equilibrio.

“Así estás empacando más nutrientes en los almuerzos de tus hijos”, dijo Hyde.

Omita la mayonesa cargada de grasas y en su lugar, coloque el humus para lograr cremosidad, o exprima un aguacate o guacamole. Mostaza, vinagre y salsa serían libres de grasa y le ofrecerá al sandwich sabor y textura.

Elija un pan de trigo integral con no más de 100 calorías por rebanada, y al menos 3 gramos de fibra por porción, y lea la etiqueta para estar seguro que no hay azúcar o jarabe de maíz añadido como edulcorantes.

Si sus hijos además quieren llevar un emparedado secundario, pregunte a la gente en su tienda de comestibles si tienen carnes bajas en sodio y quesos, y omita los condimentos fuertes, dijo la experta en nutrición Nancy Copperman, vicepresidente asistente de salud pública y las asociaciones de Salud la comunidad en Northwell, en Lake Success, Nueva York.

Añada pequeñas bolsas o tazas fáciles de comer con verduras, como tiras de pimiento rojo, zanahorias y pepinos en rodajas, para aumentar la ingesta de verduras de su hijo.

2. Mantequilla de cacahuete y mermelada

No se preocupen, amantes de la mantequilla de maní. No tienen que renunciar a su alimento por completo. Pero deben estar seguros que están haciendo una versión sana según dijo Hyde.

“Es una de las comidas favoritas Obviamente, pero muchas de las mantequillas de maní o nueces tienen muchos aditivos, así como azúcar,” explica Hyde.

Lea la etiqueta de ingredientes y elija una mantequilla de maní o mantequilla de almendra que se haga directamente de los frutos secos, y tal vez un poco de sal. Asegúrate de que no incluyan azúcares añadidos o aceites hidrogenados”, dijo Hyde.

En cuanto a la jalea, aconsejó, “La mermelada es una enorme fuente de azúcar añadida también, por lo que recomiendo rebanadas finas de fruta -. Los plátanos, fresas y manzanas en rodajas, los arándanos en puré para lograr ese equilibrio”.

Hay mermeladas y jaleas que no utilizan azúcar – son casi como un puré de manzana sin azúcar – y pueden estar BIEN, según dijo Hyde, pero aún pueden tener altos contenidos de azúcares naturales por lo que no merecen la pena.

“Yo advierto a los padres que tengan cuidado con las jaleas con edulcorantes artificiales tales como: sucralosa o stevia, – los edulcorantes artificiales son químicos”, añadió.

Puede omitir el pan y darle a su hijo sólo la mantequilla de nuez con rodajas de manzana para mojar, junto con algunas galletas de grano entero, Copperman dijo Hyde.

3. Comidas pre-hechas como sándwiches, tortillas envueltas, y alimentos en caja

Vienen en todos los sabores: Bolonia, jamón, mantequilla de maní y jalea, y son empaques que te permiten montar su propia pizza. Hyde dijo que están llenos de sodio y conservantes para darles una vida útil larga. Las versiones en caja vienen a menudo con postres azucarados y los jugos endulzados artificialmente, también.

“Todo el mundo piensa que las tortillas envueltas son saludables sólo porque es una envoltura. Si eres objetivo y empiezas a leer las etiquetas de información nutricional, se verá que tienen más de 500 miligramos de sodio, ” según dice Copperman.

Eso kits vienen con salsas que pueden ser súper salada, también. Algunos aderezos para ensaladas pueden tener de 350 a 400 miligramos de sodio en tan sólo una cucharada, añadió Copperman.

4. Ensaladas ricas en mayonesa y sándwiches

Tradicionales las ensaladas de huevo y sándwiches con ensaladas de atún son una mala idea por varias razones: La mayonesa está cargada de grasa saturada, y se pueden echar a perder si no están lo suficientemente frías al ser guardadas. También pueden hacerlo los huevos y el pescado.

Hyde dijo que si sus hijos tienen un anhelo de atún o ensalada de huevo, se puede hacer una versión más saludable. Trate de mezclar yogur natural griego, un chorrito de jugo de limón y un poco de aguacate para hacer un puré como un sustituto de mayonesa.

En lugar de atún enlatado “el salmón es una gran alternativa con menor grado de mercurio”, agregó.

Más importante aún, empaque los sándwiches en la mañana, con un empaque de hielo o congele el agua de la botella de su hijo por la noche anterior y colóquelos en la lonchera por la mañana, para mantener las cosas frías hasta la hora del almuerzo, a esa hora el agua de la botella se habrá derretido y estará lista para beber.

5. Yogurts “aptos para los niños”

Hay un montón de productos de yogurt divertidos en el mercado hoy en día, con colores psicodélicos y sabores, y en el empaque puedes ver un diseño con dibujos animados. Muchos vienen con un adicional lateral de galletas trituradas y dulces para mezclar en ellos. Debes detenerte, no te dejes engañar, pensando que estos yogures son alimentos saludables.

“Muchos de los padres empacan estos yogures pero es una de las mayores fuentes de azúcar en la dieta estadounidense,” dijo Hyde.

Sustituye estos yogures por yogur natural o uno muy ligeramente dulce y además agrega una fruta para acompañar.

“Una porción de fruta para un niño es de aproximadamente una taza, pero para para algunos niños es mucho, por lo que es mejor darles lo que puedan comer”. Hyde recomienda tres porciones de 3 tazas de fruta al día.

Y de nuevo, si sirve yogur o otros productos lácteos en las cajas de almuerzo que sean térmicas, mantenga las cosas bien y enfríelas con una compresa fría.

No envíe alimentos perecederos a la escuela en una bolsa de papel, los niños podrían estar en riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos. Incluso mini cartones de leche se pueden congelar la noche anterior y se descongelan lo suficiente para beber por la hora del almuerzo escolar.

Consejos para empacar todo de manera sana

Mantenga sus superficies de preparación de alimentos limpias en casa, donde se empacan los almuerzos, y lávese las manos primero. Agregue toallitas húmedas desechables en las loncheras de sus niños y anímelos a usarlas antes y después de comer.

“Dile a los niños a no guarden las sobras perecederas para una merienda. “Una hora y media es la regla para consumir esa comida”, dijo Copperman.

“Si empacas alimentos calientes, invierta en un buen termo de calidad.Si le sirves una sopa u otra comida caliente, asegúrate de que los contenedores realmente mantienen el calor”, aconsejó.

Cuando llega el momento de limpiar, los hijos deberían de deshacerse de cualquier basura en la escuela, para que las bacterias no crezcan dentro de las loncheras o cajas de comida. Lava bien los recipientes reutilizables a diario o limpia con spray antibacteriano cada noche antes usarlo al día siguiente.

Por último, animar a sus hijos a unirse a empacar almuerzos como la familia, y puede que con el tiempo sean más propensos a elegir alimentos más saludables.

Nota adaptada por Biobeneficios de 2016 CBS Interactive Inc.

Anuncios