Social BIO

Agrega Tu Email

CienciaEnfermedadesslider

Un estudio encuentra que el zinc podría revertir cambios en las células cerebrales causados por el autismo

autismoEl autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se plantea antes de la edad de tres años.

Un estudio de investigadores de Nueva Zelanda ha encontrado que el zinc, podría aumentar la comunicación entre las células del cerebro, que se redujeron en niños con autismo.

Este oligoelemento, esencial para el crecimiento de los niños, podría revertir los cambios relacionados con el autismo y su gen, los más gravemente afectados por la enfermedad.

La prevalencia de la deficiencia de zinc en los niños autistas se puso de relieve en 2013 por investigadores japoneses. Otros estudios han demostrado que la deficiencia de zinc en la primera infancia podría estar relacionada con el déficit de atención/hiperactividad (TDAH), características que también se observan en niños autistas.

Anuncios

El zinc es un elemento que juega un papel esencial en la síntesis de ADN y las proteínas. Una deficiencia del elemento puede afectar a los genes y sus mutaciones. Lo que es más, el zinc juega un papel esencial en los mecanismos que permiten la multiplicación celular y es importante para el crecimiento y reparación de tejidos. Como resultado, los niños pequeños necesitan grandes cantidades de zinc para crecer y desarrollarse.

Ahora, investigadores de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, han descubierto que el zinc, puede revertir la disminución de la comunicación entre las células del cerebro asociadas con el autismo en animales.

Los científicos se centraron en un gen en particular, llamado Shank3 – asociado con la esquizofrenia y los trastornos del comportamiento – donde se observaron modificaciones.

Por lo general, la comunicación de las células cerebrales disminuye debido a las modificaciones genéticas en el gen Shank3 causada por el autismo. El zinc se encontró que puede revertir el proceso, para fomentar la comunicación de las células cerebrales previamente debilitadas por los cambios de Shank3.

En 2014, investigadores en Francia descubrieron que las mutaciones que afectan al gen Shank3 coincidieron con los casos más graves de autismo. Tales cambios se asociaron con 1 de cada 50 niños con autismo y déficit intelectual.

Según los científicos, los resultados sugieren que “los factores ambientales / dietéticos tales como los cambios en los niveles de zinc podrían alterar el sistema de señalización de esta proteína y reducir su capacidad para regular la función de las células nerviosas en el cerebro”.

Ahora esperan investigar si el zinc como un suplemento dietético para evaluar su impacto en los comportamientos autistas.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se plantea antes de la edad de tres años. Se caracteriza por la dificultad en la comunicación y la formación de relaciones, así como el comportamiento restringido y repetitivo.

La condición puede afectar a diferentes pacientes de diferentes maneras y con diferentes grados de severidad.

El estudio fue publicado en la revista Journal of Neuroscience y está disponible aquí.

Anuncios