Social BIO

Agrega Tu Email

Alimentos

La comida congelada no siempre es mala a veces puede ser muy nutritiva

Hace algunos años, tuve que enfrentar la difícil decisión, de despegarme de mis padres, eso significaba ser independiente y aventurarme a algo nuevo, que significaría que tendría que depender de mi misma.

Más allá de la nostalgia que supuso el despedirme de mis familiares y de mi perro caniche que en paz descanse. Sabía que me esperaba un panorama lleno de desafíos, entre ellos prepararme mi propia comida, levantarme por mi cuenta en la mañana para ir al trabajo, y una serie de acontecimientos que podría utilizar para comentar futuras notas y quizás un libro algún día.

Cuando por primera vez me vi en un escenario nuevo, mi propio apartamento estaba muy vacío, apenas con unas pocas cosas que había comprado, como una plantilla eléctrica, algunos electrodomésticos que me regaló mi familia, ni siquiera tenía una cama y tenía que dormir en un colchón inflable.

Teniendo en cuenta esa precariedad es lógico que tampoco tenía dinero para una refrigeradora, además mi apartamento no era amueblado, no soy partidaria de utilizar los objetos de los demás, prefiero comprarme mis propias cosas.

Los primeros años fueron muy duros porque tuve que dedicarme a comprar comida que no pereciera tan fácilmente, incluso enlatados y leche en polvo, incluso sabiendo lo nocivos que son para la salud, al contener por lo general demasiado sodio y colesterol.

Finalmente pude comprar una pequeña refrigeradora, y aunque durante unos meses fui feliz, me di cuenta que me enfrentaba ante otro desafío, debía lograr mantener fresca mi comida, durante el mayor tiempo posible, ya que mi salario no era del todo bueno, y debía ingeniármelas para refrigerar los alimentos.

Yo siempre he tratado de consumir alimentos frescos, incluso como comida cruda un par de veces a la semana. Pero es que a veces mi salario ni siquiera me alcanzaba para comprar alimentos frescos, y los que tenía se empezaban a descomponer. Es por ello que tuve que aprender a congelar algunos alimentos, y en esta nota te comparto mi experiencia.

Opinión antes de aprender sobre la comida congelada

Durante varios años he aprendido mucho sobre los alimentos, tengo muy claro que debo reducir la comida procesada, ya que por lo general no se tiene control de lo que esta incluye.

Pero en mi situación, en donde a veces necesitaba preparar comida rápidamente, antes de presentarme a una junta con mis jefes. Debía simplificar la manera de servir alimentos, y al mismo tiempo no perder nutrientes.

Los alimentos congelados fueron una gran opción, para tener comida durante mucho más tiempo, logrando abastecer mis necesidades nutricionales, y disfrutando de un momento delicioso.

1. Pechugas de Pollo y Pavo congeladas

Entre mis alimentos que por lo general como 1 o 2 veces por semana, se encuentran el pollo y el pavo. Me gusta cocinarlos de la manera más simple.

A veces tan sólo corto trozos de ellos, les coloco un poco de tomillo, pimienta y romero, un chorrito de aceite de olvida, y ya con eso tengo suficiente para disfrutar.

Obviamente no estoy hablando de pollo procesado, sino los cortes frescos que podemos congelar en nuestro freezer.

2. El Salmón es de mis comidas favoritas

No voy a mentirles el Salmón es delicioso, pero también es bastante caro, por lo tanto no es una comida que tenía con tanta frecuencia en mi freezer.

Es mi pescado favorito por ese sabor tan único que tiene, si lo comparamos con el resto de pescados, es suave, delicioso y también hay miles de recetas del mismo. Incluso ya antes hemos hablado sobre sus beneficios en este Blog.

El sitio Web Livestrong.com habla sobre la creencia que tiene la gente de que el pescado pierde valor nutricional si se congela, lo cual desmitenten en esa nota y dejan en claro que sus beneficios se mantendran si lo congelamos.

3. Diferentes tipos de Bayas

No les voy a mentir en mi país las Bayas son algo caras, por lo tanto no podía comprar demasiadas, no obstante me encantaba tener algunas moras, por lo general tenía que hervirlas, porque es un alimento demasiado manipulado, así que si tienen la opción de comprarlas de manera orgánica, de la mano de un agricultor, se los aconsejo.

En general los médicos y nutricionistas siempre recomiendan consumir estos deliciosos frutos carnosos.

Recomiendo todo tipo de bayas: desde arándanos, frambuesas, fresas, grosellas, moras, etc. Incluso algunas veces cuando no tenía demasiado tiempo, me preparaba un bowl con arándanos, yogur griego y algunas semillas.

Para fortuna de nosotros, además de ser deliciosas, las bayas incluso pueden reducir el riesgo de cáncer de colon, así lo indica un estudio reciente.

4. Las Espinacas me redujeron los gorditos

Este es un secreto que me he tenido muy guardado desde hace años, pero que hoy lo comparto con ustedes, resulta que en algunas partes de mi cuerpo tenía los conocidos como “Gorditos”, pero desde que empecé a consumir espinas, estos se han reducido.

Siempre que escribo algo me gusta documentarlo con algún dato que veo por allí, para que no suene a que estoy contando una fantasmada, en este caso les hablaré de un profesor especializado en las ciencias de la Nutrición, se llama Jeff Blumberg, el le comentó a el diario The Washington Post, que incluso comer espinacas frescas reducen hasta en la mitad sus valores de Vitamina B, mientras que si la congelamos, mantendremos más estable ese número.

Así que no debemos engañarnos, comer sano a veces involucra tener almacenados en el freezer algunos alimentos.

5. El delicioso Arroz integral

Hay un sitio web que visito mucho se llama Eating Well, y explican las ventajas de consumir el arroz integral.

Me encanta el arroz integral, no sólo por su fácil preparación, sino también porque hay miles de recetas para poder preparar un plato delicioso en cuestión de minutos.

A veces sólo debes de combinarlo con algo simple, que puede ir desde pechuga de pavo, con unos vegetales, hasta una deliciosa sopa. Algunas veces tan sólo le colocaba algunos hongos, de esa manera lograba preparar un almuerzo saludable en cuestión de minutos.

Incluso el Gobierno de Los Estados Unidos, recomienda que para llevar una dieta sana, debemos de consumir más cereales integrales.

6. Los Camarones congelados me salvaron algunas veces

Siempre me han gustado mucho los mariscos, desde sopas, hasta en sushi. Por eso me di cuenta que una de las grandes alternativas era el poder comprar una bolsa de camarones y tenerla almacenada en el frigorífico más específicamente en el freezer.

Y la preparación de esta comida congelada es sumamente sencilla, hay muchas recetas, pero tardan alrededor de dos minutos en ser preparados, eso sí entre los puntos negativos es que si vives en un apartamento pequeño como era mi caso, el olor que despejan estos mariscos es bastante intenso, así que te aconsejo abrir las ventanas.

Entre las ventajas a nivel nutricional, el medio Men’s Health, nos cuenta que podremos obtener mucha proteína magra, 18 gramos del nutriente que nos ayudará a fortalecer nuestro músculos. Además de poseer 84 calorías en una porción de 3 onzas.

Referencias:

  1. Chemopreventive and Therapeutic Effects of Edible Berries: A Focus on Colon Cancer Prevention and Treatment.“, Ncbi.
  2. Are Frozen Salmon Fillets Healthy?“, Livestrong.com
  3. Como cocinar el arroz integral de manera perfecta“, Eating Well.
  4. Shifts Needed To Align With Healthy Eating Patterns“, Dietary Guidelines.
  5. Shrimp“, Men’s Health.
  6. Fresh vs. frozen: Eat enough of the good stuff and it doesn’t really matter“, The Washington Post
Maria Lemniscata
Tejedora de sueños desde una temprana edad, con aspiraciones de llevar una vida plena nutritiva, haciendo deporte y purificando mi persona. Con la curiosidad como bandera en casi cualquier temática. Y la pasión de una fotógrafa.