Social BIO

Agrega Tu Email

Dietas

Los grandes errores que comenten las personas que tratan de comer saludable

Así que haz decidido empezar a comer más saludable, es una ¡noticia maravillosa!, tal vez podrías acompañarlo con hacer deporte.

Tal vez lo hagas por motivos de salud o simplemente deseas consejos para perder algo de peso, eso resulta un poco difícil al principio sobre todo si nos empezamos a dar cuenta que todos los productos están cargados de azúcar y sal.

Por lo tanto es difícil ver los progresos de una dieta, sobre todo sino se tiene planificación.

Anuncios

Las dietas nos ayudan de muchas maneras. Éstos son algunos errores que podemos cometer durante nuestro progreso.

1. Confiarse demasiado de las etiquetas de los productos “sanos”

Si estás tratando de perder algo de peso, es posible que te atraigan mucho los alimentos marcados con leyendas como “sin grasa”, “orgánico” o “bajo en calorías” Los pequeños paquetes con porciones de galletas, pueden parecer como una alternativa virtuosa.

Pero cuando las compañías a reducen el contenido de grasa o de calorías de un producto, suelen utilizar más sal, azúcar y aditivos para hacer que el sabor de la comida sea agradable.

Además, los estudios muestran que las personas que perciben que algo es bajo en grasa o calorías realmente consumen más de lo que normalmente lo harían.

El consejo es alejarse de estos bocadillos, y tener sumo cuidado, ya lo vimos en Biobeneficios a principios del mes con Gatorade Orgánico.

2. Hacer caso omiso a la moderación porque “¡es sano!”

Cuando se comienza una dieta rica en alimentos frescos, enteros. Comienzas a aprender cosas como que el aguacate es una gran fuente de grasa saludable. Si bien hay un montón de deliciosos alimentos que son potencias nutricionales, eso no quiere decir que podemos abusar de los trozos y cantidades que vamos a consumir, de los mismos.

Ya que si abusamos de la comida, no vamos a lograr nuestro objetivo de bajar peso. El control de las porciones es la clave, y si bien es posible que escuche que se puede comer tantas frutas y verduras que desees, hay que ser conscientes de que incluso los alimentos integrales contienen azúcares, almidones y calorías … y todo eso se suman.

3. Por otro lado, tampoco es bueno restringirse demasiado

En la dieta todo debe ser balanceado, no ganamos nada con no obtener nuestra dosis diaria de calorías, que básicamente retrasa el crecimiento de nuestro potencial progreso.

Si no se toma el combustible adecuado, nuestro metabolismo se hace más lento para compensar. Se necesita la energía almacenada, una gran fuente de ella es la grasa corporal. Se necesita grasa, para que nuestro cuerpo en lugar de romper el tejido muscular queme las calorías. Además, nos sentiremos hambrientos y cansados como el infierno, al final esto conduce a comer en exceso y realizar los entrenamientos a medias.

4. Pensar que los carbohidratos son el enemigo

No existe una dieta sin carbohidratos. Los carbohidratos son necesarios para que nuestro cuerpo funcione, ya que proporcionan al cuerpo la glucosa, la principal fuente de energía.

La experta en pérdida de peso Rebecca Scritchfield, RD, dice, “las dietas bajas en carbohidratos podrían poner en marcha su pérdida de peso a corto plazo, pero no durar en el largo plazo”. Esto se debe a que todo, desde las habas hasta el yogur contienen carbohidratos – no puedes eliminarlos del todo.

En lugar de ello, sigue las instrucciones dietéticas americanas diarias, lo que sugiere que se debe llenar cada plato a la mitad con frutas/verduras, un cuarto lleno con las proteínas, y un cuarto lleno con carbohidratos saludables.

En cuanto a las opciones procesadas, ¿como el pan blanco y las pastas? Sí, esos tipos son en realidad el enemigo.

5. Saltarse el desayuno para perder libras

Hay un montón de razones por las cuales las personas se saltan el desayuno: las comidas de la mañana molestan su estómago, que “no tienen tiempo”, y comieron la pizza a las 4 am.

Pero ¿la razón más estúpida para saltarse el desayuno? Pensar que va a ayudar a perder peso.

Un estudio reciente realizado por la Universidad Estatal de Ohio, muestra que saltarse las comidas conduce al aumento de peso abdominal.

“Saltarse las comidas para ahorrar calorías… pone su cuerpo a realizar mayores fluctuaciones en la glucosa y la insulina y podría ser la creación de un mayor aumento de grasa en lugar de la pérdida de grasa,” confirma Martha Belury, profesora de nutrición humana en el estado de Ohio.

¿Por qué es esto tan importante para las comidas de la mañana? Estás literalmente rompiendo el ayuno durante la noche. Consigue que el metabolismo trabajo pronto para obtener beneficios durante todo el día.

6. Pensar que todas las calorías son iguales

Si vas a contar las calorías, asegúrate de que estás prestando atención a la calidad, por encima de la cantidad.

Es necesario estar consumiendo alimentos que te permiten saciarte y son a la vez nutritivos, especialmente si se está incorporando el ejercicio y el entrenamiento de fuerza en su plan de pérdida de peso.

Comer 1.500 calorías de papas fritas, galletas de soda, no es lo mismo que comer 1.500 calorías de proteínas magras y los alimentos no procesados, enteros.

Hay diferentes tipos de calorías que pueden determinar la eficacia con que su cuerpo puede lidiar ellas. Apunta a llenarte con los alimentos enteros, y podrás encontrarte que consumir muchos menos calorías de las que creías que necesitabas.

7. Eliminar completamente los alimentos “poco saludables”

¿Alguna vez haz dicho que podrías hacer algo y luego se ha convertido en una obsesión? Hay psicología detrás de este fenómeno.

Por privarse de algo que disfrutas, se está preparando a fallar y comer del fruto prohibido (aunque seamos realistas, no es probable que sea fruta en este caso).

Esta práctica conduce a menudo a ciclos de atracones y culpa, por lo que es menos probable que mantener una dieta. Vivir de acuerdo con la regla 80/20: 80% de alimentos sanos, enteros con un 20% de todo lo contrario. De esta manera, no se siente como que te estás perdiendo de nada y puedes disfrutar de comer.

8. Olvidarse de las calorías que bebes

Estás contabilizando cada bocado que pones en tu boca, así que no puedes soportar otro bocado de pollo a la parrilla, y finalmente has olvidado el hábito de los refrescos… ¿por qué has olvidado las bebidas?, Es tiempo de pensar en lo que estás bebiendo.

Con todas las opciones que hay, desde los cafés hasta los jugos verdes, es fácil pasar por alto todas las calorías, que podrías estar bebiendo sobre todo en una base diaria.

Toma nota de la cantidad de la crema entra en el café y el enorme vaso de vino en la happy hour. Puedes cortar cientos de calorías por día, haciendo algunos pequeños ajustes.

El hecho de que algo tiene un “halo de salud” no significa que sea adecuado para sus objetivos. Puede desplazarse por los Instagrams de modelos de fitness que comparten sus tés y cuencos de acai, pero eso no significa que las personas vayan y ordenen algo de 700 calorías y un millón de gramos de azúcar. Haga sus propias versiones de las comidas sanas bien recibidas, para saber exactamente lo que estás consumiendo.

9. La sobrecarga de proteínas

Mientras que la proteína es una parte esencial de una dieta equilibrada, llenarse de más de lo necesario, no dará lugar a ganar musculo adicional, solo aumentará nuestro peso adicional.

Sólo hay mucha proteína que su cuerpo puede procesar, al igual que cualquier otro macronutriente, y el resto se acaba convirtiendo en grasa. Debes apuntar a aproximadamente 8g por kilogramo de peso corporal, si quieres proteger la masa muscular de tu cuerpo, lo que equivale a alrededor de 8 g por 20 libras de peso corporal. La clave para llevar una buena dieta es “todo con moderación”.

Anuncios