Social BIO

Agrega Tu Email

Enfermedades

Hay alrededor de 45 toxinas que se encuentra en el polvo de los hogares

polvo hogares

Es normal que por descuido las casas empiecen a acumular polvo en sus diferentes rincones, pero lo que no sabe la gente es que ese polvo contiene muchos químicos tóxicos.

Es decir el riesgo podría ser el exponer a las personas a compuestos dañinos, que irónicamente se encuentran en sus propios hogares. Así lo sostiene una nueva investigación.

Los investigadores identificaron 45 productos químicos potencialmente tóxicos en muestras de polvo de casas de 14 estados en los Estados Unidos.

Anuncios

¿Cuál es el origen de estos productos químicos?

Posiblemente te preguntes cual es el origen de estos productos, bueno la explicación es simple, estos compuestos provienen de una amplia gama de productos de consumo diario, incluyendo los muebles, alfombras, cortinas, productos electrónicos y juguetes, así lo asevera la autora del estudio Ami Zota. Ella es profesora asistente en la Escuela de Milken Institute de George Washington University de Salud Pública en Washington, DC.

“El polvo de los interiores es un depósito para productos químicos provenientes de los productos de consumo”, dijo Zota. “Con el tiempo muchos compuestos químicos se añaden al polvo, provenientes de los productos de consumo, en un principio no estaban unidos químicamente a los productos. Ellos pueden migrar fuera del producto y colarse en el aire o el polvo”, explicó ‘.

Los 26 estudios analizados no evaluaron si los productos químicos están causando problemas de salud. Pero Zota ha dicho que esta exposición generalizada debería generar preocupación.

“Algunas de estas sustancias se asocian con resultados graves para la salud”, dijo, “en particular la salud de los niños.”

El Consejo Americano de Químicos, que representa la industria de productos químicos, según el estudio, “sólo cuenta parte de la historia”.

“La mera presencia de una sustancia química no significa riesgo para la salud humana”, el consejo dijo en un comunicado. “La evaluación de riesgos para la salud no sólo depende de la comprensión, de que las sustancias están presentes en algo así como el polvo, sino más bien de la cantidad real, la ruta, la duración y el momento de la exposición a estas sustancias. La mayor parte de esta información importante que no esta presente en este estudio”.

El Dr. Kenneth Spaeth es jefe de Medicina Ocupacional y Ambiental de Norte Bueno Salud en Great Neck, N.Y. Dijo que la presencia de productos químicos potencialmente dañinos en los hogares en síntesis ha sido conocido durante algún tiempo y es digno de cierta preocupación.

“Cada uno de nosotros tiende a pasar la mayor parte de nuestras vidas en el interior”, dijo Spaeth. “Eso incluye el dormir y la mayor parte de nuestra vida diaria”.

La exposición continua al polvo y las sustancias químicas transmitidas por el polvo, incluso estas sustancias que se vuelcan rápidamente al cuerpo, como los ftalatos, eso nos hace replantearnos el ambiente interior de nuestros hogares, dijo Spaeth.

Otros productos químicos: tales como retardantes de llama, tienden a acumularse en el cuerpo, aumentando el riesgo para la salud, dijo.

SIN EMBARGO, agregó Spaeth hay que investigar más si los productos químicos en el polvo en realidad conducen a problemas de salud.

“¿En qué medida los productos químicos del polvo están en nuestro cuerpo o nuestra salud y nos afectan son preguntas abiertas e importantes”, dijo.

Los autores del estudio dijeron que encontraron 10 sustancias químicas nocivas en un 90 por ciento o más de las muestras de polvo analizadas, incluyendo un agente cancerígeno conocido como TDCIPP. Se utiliza como retardante de llama, se encuentra en los muebles, productos para bebés y otros artículos para el hogar.

Otro producto químico, un ftalato conocido como DEHP, “se detectó en el 100 por ciento de las muestras”, dijo Zota. Se cree que los ftalatos interferieren con las hormonas en el cuerpo. Así que han sido vinculados a una serie de cuestiones de salud reproductiva y del desarrollo, incluyendo la disminución del índice de inteligencia y problemas respiratorios en los niños, dijo.

Cuatro clases de productos químicos peligrosos aparecen en altas concentraciones en el polvo al interior, dijeron los investigadores. Ellos incluyen ftalatos – los productos químicos que se encuentran en mayores cantidades en las muestras de polvo. Los ftalatos que se encuentran en plásticos blandos y disolventes, se utilizan para fabricar cosméticos, juguetes, pisos de vinilo y otros productos.

El fenol – se utiliza en productos de limpieza y otros artículos para el hogar – fueron la segunda clase química más común, se encuentra en el polvo, seguido de retardantes de llama y productos químicos altamente fluorados utilizados para fabricar utensilios de cocina antiadherentes, así se menciona en el estudio.

Evaluar el potencial de estos productos químicos y como pueden afectar a los niños, los investigadores encontraron que el retardante de llama TCEP tuvo el mayor consumo estimado. TCEP se añade a los sofás, productos para bebés, productos electrónicos y otros productos.

Cuatro ftalatos – DEP, DEHP, BBzP y DnBP – Seguido de TCEP en términos de ingesta más alta estimada, según los autores del estudio.

Por lo tanto, las muestras de polvo contenían productos químicos altamente fluorados tales como: el PFOA y PFOS, que se encuentran en los teléfonos móviles, cajas de pizza y muchos antiadherente,s productos impermeables y resistentes a las manchas.

Estos productos químicos se han relacionado con los problemas de los sistemas: inmunológico, digestivo, endocrino y de desarrollo, afirmaron los autores del estudio.

Zota y Spaeth dicen que se puede reducir su exposición al polvo de la casa a través de:

  1. Lavarse las manos y las de los niños con frecuencia. Los niños pequeños usualmente se ensucian las manos y se las llevan a la boca.
  2. Aspirar las Alfombras frecuentemente con una aspiradora equipada con un filtro HEPA y húmeda para fregar superficies duras.
  3. El uso de herramientas en línea para comprar los productos de consumo más seguros: tales como muebles sin retardantes de llama o protector de manchas, o los juguetes que sean libres de ftalatos.
  4. Abrir las ventanas, para permitir la circulación de aire fresco.

“Este tipo de medidas simples pueden hacer una gran diferencia”, dijo Spaeth.

Los hallazgos del estudio se publicaron 14 de septiembre en Environmental Science & Technology.

Más información

Para más información sobre la calidad ambiental interior, visite los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Anuncios