Social BIO

Agrega Tu Email

Enfermedades

La dependencia del alcohol se puede revertir, así lo sugiere un estudio realizado con ratas

Un grupo específico de células del cerebro parece conducir el consumo excesivo de alcohol, y la orientación de estas células puede revocar la dependencia del alcohol, al menos eso fue lo que se encontró en el cerebro de las ratas, según un nuevo estudio.

Descripción del estudio de dependencia del alcohol

En el estudio, los investigadores entrenaron a las ratas para autoadministrarse el alcohol fuera de su aposento, y causaron que algunas ratas se conviertan en dependientes del alcohol.

Después inyectaron las ratas con un compuesto que podrían inactivar o “apagar” un conjunto muy específico de las células cerebrales en un área conocida como la amígdala.

Anuncios

Encontraron la forma de inactivar estas células cerebrales que causaban que las ratas fueran bebedoras compulsivas.

“Es como si se olvidaran que eran dependientes del alcohol,” dijo el investigador del estudio Olivier George, un profesor asistente en el Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California, dijo en un comunicado.

Estudios previos habían demostrado que estas células del cerebro se activan por el consumo frecuente de alcohol, pero los investigadores no estaban seguros de si esto era una causa o un efecto del consumo excesivo de alcohol. El nuevo estudio indica que se requiere la activación de estas células cerebrales para el consumo excesivo de alcohol, según los investigadores.

“Estos resultados identifican un mecanismo neurobiológico fundamental que pueda ser necesario para la transición a la dependencia del alcohol”, escribieron los investigadores en la edición del 7 de septiembre The Journal of Neuroscience.

Cuando los investigadores inactivaron estas células cerebrales, estaban sorprendidos de cuánto tiempo duraron los efectos – las ratas dejaron de beber compulsivamente durante toda la duración del estudio – cerca de dos semanas.

“Nunca hemos visto un efecto tan fuerte que ha durado varias semanas,” dijo George. Las ratas también experimentaron una reducción en los signos de abstinencia de alcohol, como temblores.

Curiosamente, cuando los investigadores inactivaron el mismo conjunto de células cerebrales en ratas que consumían alcohol, pero aún no eran adictas al alcohol, tuvieron resultados diferentes. Estas ratas redujeron su consumo de alcohol, pero sólo por un día, después se reanudó consumo excesivo de alcohol.

Esto podría deberse a que, en las ratas que no son adictas al alcohol, el “camino” en el cerebro que conduce beber compulsivo no se ha establecido aún, dijeron los investigadores.

Es importante señalar que, debido a que el nuevo estudio se realizó en ratas, se necesita más investigación para traducir los resultados a la gente, y ver si este mismo grupo de células cerebrales también influye en la adicción al alcohol en los seres humanos.

Los nuevos hallazgos parecen similares a los de un estudio de 2007 hecho en los fumadores humanos con daño a una parte específica del cerebro llamada la ínsula. Estos pacientes fueron capaces de dejar de fumar con facilidad, debido a que su cuerpo “se olvidó de la necesidad de fumar”, dijeron los investigadores. Podría ser que los nuevos hallazgos en ratas han encontrado un circuito cerebral similar en la adicción al alcohol.

Anuncios