Social BIO

Agrega Tu Email

Enfermedadesslider

El fumar deja marcas químicas en el ADN de las personas

Hace algunas semanas les comentamos que hay un estudio que ha encontrado particúlas de smoke en el cerebro de las personas, pueden leer más de esa nota en el siguiente link.

Pero un nuevo estudio, nos indica que hay mucho más sustancias negativas que podrían alojarse en las entrañas de nuestros cuerpos, esta vez es el humo causado por el tabaco, quien deja huella en el ADN de las personas, cambiando un código químico en las moléculas de ADN. Incluso a veces puede cambiar la actividad del gen.

Algunas veces, los cambios moleculares en el ADN de la persona expuesta al humo, vuelven a su normalidad cuando el fumador simplemente deja de hacerlo. Pero el estudio advierte que en otras personas el cambio pesiste a largo plazo.

Anuncios

Desde hace algún tiempo, los expertos conocían que fumar provocaba cambios en las moléculas de ADN, pero hasta este nuevo estudio, están aprendiendo más acerca de cómo los cambios son generalizados, y lo que pueden significar, así lo aseveró el autor principal de la investigación, la Dra. Stephanie J. London, jefa de la división de epidemiología en el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental en Research Triangle Park, Carolina del Norte.

“No se sabe muy bien si significa un daño “al ADN”, dijo la doctora London a Reuters Health. “Se requieren más estudios, utilizando otros datos, fuera de lo que hemos investigado. Lo que estamos diciendo es que es un cambio en nuestro ADN que puede tener un efecto oculto en los genes y en que niveles se expresan”.

Los investigadores combinaron datos de 16 grupos de participantes en un estudio previo de envejecimiento, logrando reunir un total de más de 15.000 personas que habían proporcionado muestras de sangre que fueron analizadas por un tipo de cambio en el ADN conocido como metilación.

La molécula de ADN contiene instrucciones para el crecimiento y el desarrollo en forma de genes, y los llamados grupos metilo a lo largo de la superficie de la molécula – colecciones de hidrógeno y átomos de carbono – se puede determinar qué genes se activan.

El equipo de estudio comparó a 2,433 fumadores actuales – los que dijeron que fumaron al menos una vez al día en algún momento durante el año pasado – con 6.518 ex fumadores que habían dejado de fumar al menos un año antes de la extracción de sangre y 6.596 no fumadores.

Los fumadores actuales tuvieron 2.623 ubicaciones diferentes de metilados en sus genes en comparación con los no fumadores.

Eso corresponde a 7.000 genes potencialmente afectados, muchos de los cuales están implicados en varios tipos de cáncer, presión arterial alta y otros resultados de salud del hábito de fumar, dijo el autor principal del estudio, Roby Joehanes del Centro Médico Beth Israel Deaconess y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston.

Sin embargo, estudios futuros tendrán que completar la cadena de cambios en el ADN a la expresión de genes de evolución de la enfermedad, dijo.

Sólo 185 de los metilados todavía eran significativamente diferentes entre los ex fumadores y no fumadores, de acuerdo con los resultados observados en Circulation: Cardiovascular Genetics.

“Mucha gente piensa que después de cinco años su salud mejora al dejar de no fumar, pero puede no ser el caso,” Joehanes a Reuters Health.

“Dejar de fumar ahora, porque muchos, muchos, muchos de los efectos de fumar van a desaparecer”, dijo London.

Ya que muchos genes estaban involucrados, los investigadores no observaron cambios individuales y sus posibles efectos sobre la salud, anotó.

En estudios futuros de otras influencias ambientales sobre la salud, utilizando el ADN metilado como marcador de los exfumadores puede ayudar a descartar el tabaco como causa de confusión, dijo. Ya existe una prueba eficaz para detectar fumadores recientes, pero no una para fumadores que dejaron de hacerlo hace décadas.

FUENTE: Cardiovascular Genetics, en Internet el 20 de septiembre de 2016.

Anuncios