Social BIO

Agrega Tu Email

Estilo de Vidaslider

¿Deseas vivir cerca del mar? esto podría traer beneficios para tu mente

Este fin de año para muchos es sinónimo de pasar las vacaciones y la venida del nuevo año en la playa, y es que si has tenido esa experiencia de dar un corto paseo cerca del océano, un lago o incluso un río, posiblemente sientas una gran paz y tranquilidad, liberándote de toda angustia y pensamientos depresivos.

Por ahora, se ha experimentado que los ambientes de trabajo y de vida cerca de un ambiente con agua tienen un efecto profundo en la salud1, pero poco se ha escrito específicamente sobre los beneficios positivos del agua hasta hace poco. El término espacio verde se refiere a la vegetación; los espacios azules son todas las aguas visibles en un lugar, incluyendo lagos, ríos y aguas costeras. Ahora, la creciente evidencia científica apoya esta idea, que incluso el “espacio azul” urbano puede inducir experiencias terapéuticas.

Estudio que apoya vivir cerca del mar

“El agua en todas sus formas puede ser el atajo más rápido para la atención plena y un cambio en lo que yo llamo ‘mente azul’ que conozco”, dice Wallace J. Nichols, científico y autor del libro “Blue Mind: The Surprising Science That Shows How Being Near, In, On, or Under Water Can Make You Happier, Healthier, More Connected, and Better at What You Do”.

Anuncios

Cuando estamos cerca del agua, dice: “Nuestros cerebros cambian a un modo diferente que puede involucrar la apertura de la mente, la creatividad y el sueño, que son conocidos por ser importantes para la salud y la productividad. La uniformidad nos pode en un estado de ‘fascinación suave’, que puede ser muy restaurador”.

En un estudio realizado en 20162, un equipo de investigadores de Nueva Zelanda y Estados Unidos descubrió que el hecho de vivir a la vista del agua estaba vinculado a niveles más bajos de estrés psicológico, incluso después de explicar los niveles de ingresos. Los datos del estudio se recogieron en Wellington, una ciudad capital urbana rodeada por el Mar de Tasmania y el Océano Pacífico. En otro estudio reciente3, los investigadores alemanes concluyeron que incluso estar cerca de las características del agua hechas por el hombre, tales como las fuentes del centro de la ciudad, los estanques de los parques y los canales “induce experiencias [restaurativas] y crea significado”.

Algunos profesionales médicos, entre ellos Gail Saltz, profesor de psiquiatría en la Facultad Weill-Cornell de Medicina, postulan que esta aspiración al agua está relacionada con asociaciones positivas de vacaciones y recuerdos de la infancia, ya que las familias suelen vacacionarse cerca de cuerpos de agua.

Investigadores en el Reino Unido4 han sugerido que los seres humanos son naturalmente atraídos por los ambientes acuáticos “porque han apoyado el asentamiento humano”, como las costas y los puertos. Otros, como Jean Kim, profesor asistente de psiquiatría en la Universidad George Washington, junto con Nichols, creen que nuestra necesidad de estar cerca del agua es la manifestación de algo mucho más primitivo. “La vida viene del agua y necesita agua”, dice Nichols. “Estamos fundamentalmente hechos de agua”. Kim está de acuerdo: “Puede ser que todavía estamos conectados como animales para sentirnos arraigados o fundados cuando vemos la naturaleza”.

Por supuesto, nadie sugiere que una caminata en el parque sea un sustituto de la terapia -en todas sus formas- o una medicación psiquiátrica. Sin embargo, muchos psicoterapeutas “prescriben” el agua como terapia. “A menudo tomo pacientes de la oficina y en Central Park para dar un paseo por el embalse”, dice Paul Hokemeyer, especialista en adicciones y terapeuta familiar en Manhattan. “Constantemente recomiendo que mis clientes se vuelvan a conectar y encuentren consuelo en la naturaleza, especialmente [aquellos] que sufren de trastornos adictivos.” Estos pacientes tienen hiperactividad del sistema nervioso central y están hiperestimulados por las vistas, sonidos y olores del mundo alrededor Estar en la naturaleza les permite volverse intencionales con sus vidas, más que reactivas “.

Todo esto es decir que el “azul urbano” como factor promotor de la salud todavía necesita un mayor examen. BlueHealth, un consorcio de investigación paneuropeo y multidisciplinario que se centra en comprender cómo “los entornos basados ​​en el agua en las ciudades y ciudades pueden afectar la salud y el bienestar”, está intentando cuantificar los efectos positivos de la “infraestructura azul [natural y artificial Ambientes acuáticos] sobre promoción de la salud y prevención de enfermedades “utilizando una serie de encuestas, revisiones y experimentos que planean llevar a cabo hasta 2019.

Referencias:

  1. Value of urban green spaces in promoting healthy living and wellbeing“, NCBI, visto Diciembre 2016.
  2. Residential exposure to visible blue space“, ScienceDirect, 2016
  3. Determining urban open spaces for health-related appropriations: blue space“, Springer Link, Julio 2016
  4. BlueHealth: Water, Health and Well-being” Hutton, visto Diciembre 2016
Anuncios