Social BIO

Agrega Tu Email

Estilo de Vida

Una actitud positiva puede ser muy buena para la SALUD

Todos los seres humanos, tendemos a exagerar las situaciones, algunas veces y ante la adversidad, es fácil deprimirse, y dejar de ver los pequeños pinitos que hemos sembrado a lo largo de nuestro camino.

Esta breve introducción surge, después de haberle echado un vistazo a una nota que sacó el diario The New York Times, sobre la importancia de tener una actitud positiva, y los efectos beneficos para nuestra salud.

  • “Mirar el lado soleado de la vida.”
  • “Si nuestro rostro mira hacia el sol, las sombras caerán detrás de nosotros.”
  • “Cada día puede no ser bueno, pero hay algo bueno en cada día.”
  • “Ver el vaso medio lleno, no medio vacío.”

Cuando era niño un profesor siempre me decía: “No hay nada tan bueno que no tenga nada malo, ni nada tan malo que no tenga nada bueno“, con esa frase quiero adentrarme en este tema.

Anuncios

Ya que según el artículo de NY Times: “Los investigadores están encontrando en pensamientos como estos, las señas de identidad de la gente que a veces llamamos “optimistas disparatados”, estos pensamientos pueden hacer mucho más que levantar el ánimo de uno. Ya que en realidad pueden mejorar la salud y prolongar la vida”.

No hay ya ninguna duda de que lo que ocurre en el cerebro influye en lo que sucede en el cuerpo. Cuando nos enfrentamos a una crisis de salud, cultivar activamente las emociones positivas, pueden estimular el sistema inmunológico y combatir la depresión. Los estudios han demostrado el vínculo indiscutible entre tener una perspectiva positiva y los beneficios en nuestra salud, como la presión arterial más baja, menos enfermedades del corazón, mejor control del peso y los niveles de azúcar en la sangre saludables.

Sobre la Doctora Wendy Schlessel Harpham

Incluso cuando se enfrentan con una enfermedad incurable, los sentimientos y pensamientos positivos pueden mejorar en gran medida la propia calidad de vida.

Así lo asegura la Dra. Wendy Schlessel Harpham, quien además de autora de varios libros sobre personas que enfrentan el cáncer, incluyendo “La felicidad en una tormenta” era un internista Cuando supo que tenía un linfoma no-Hodgkin, un cáncer del sistema inmunológico, hace 27 años.

Durante los próximos 15 años de tratamientos tuvo ocho recaídas de su cáncer, preparó el escenario para la felicidad y la esperanza, dice, mediante la búsqueda de medidas como rodearse de personas que levantan el ánimo, mantener un diario de gratitud todos los días, haciendo algo bueno para alguien entre otras cosas, y ver películas, que elevan la diversión. Su cáncer ha estado en remisión durante 12 años.

“El fomento de las emociones positivas ayudaron a prolongar mi vida y llevarla de la mejor manera”, dijo la Dr. Harpham. “Hicieron los tiempos difíciles más fáciles, a pesar de que no había ninguna diferencia en mis células cancerosas.”

Mientras que la Dra. Harpham puede tener una disposición natural para ver el lado esperanzador de la vida, incluso cuando el panorama es sombrío, la nueva investigación demuestra que las personas pueden aprender habilidades, que tenían para ayudarles a experimentar más emociones positivas cuando se enfrentan con el grave estrés de una amenaza a la vida por enfermedad.

Fomentar las emociones positivas

Judith T. Moskowitz, profesora de ciencias sociales de medicina en la Universidad Northwestern Feinberg School of Medicine en Chicago, desarrolló un conjunto de ocho habilidades para ayudar a fomentar las emociones positivas.

En una investigación anterior en la Universidad de California, San Francisco, ella y sus colegas encontraron que las personas con los nuevos diagnósticos de V.I.H. que practicaron estas las habilidades de síntesis llevaban una carga más baja del virus, eran más propensos a tomar su medicamento de manera correcta, y eran menos propensos a necesitar antidepresivos para ayudarles a hacer frente a su enfermedad.

Los investigadores estudiaron 159 personas que recientemente habían conocido que eran poseedores del V.I.H. y les asignaron al azar a un curso de formación de las emociones positivas de cinco sesiones o cinco sesiones de apoyo general. Quince meses después de su diagnóstico de V.I.H., los que tomaron el curso de 8 habilidades para mantener los niveles más altos de sentimientos positivos y menos pensamientos negativos relacionados con su infección.

Un objetivo importante del entrenamiento para ayudar a que la gente se sienta feliz, tranquila y satisfecha en medio de una crisis de salud. Mejoras en su salud y la longevidad son una ventaja. Se invita a cada participante a aprender al menos tres de las ocho habilidades y practicar una o más cada día.

Las ocho habilidades son:

  1. Reconocer un evento positivo cada día.
  2. saborear ese evento y registrar en un diario o decirle a alguien acerca de ello.
  3. Iniciar un diario de gratitud diaria.
  4. Lista de fortalezas personales y tenga en cuenta la forma en que las utiliza.
  5. Conjunto de metas alcanzables y tenga en cuenta su progreso.
  6. Informar de una lista de estrés y relativamente menores maneras de evaluar de nuevo el evento positivamente.
  7. Reconocer y practicar pequeños actos de bondad al día.
  8. Poner énfasis en la atención, centrándose en el aquí y ahora y no el pasado o en el futuro.

Datos positivos en el estudio

La Dra. Moskowitz dijo que inspirada por las observaciones que hicieron las personas con V.I.H., diabetes tipo 2 y otras enfermedades crónicas vivieron más tiempo si demostraban emociones positivas. Ella explicó, “El siguiente paso fue conocer si las personas que enseñan habilidades hicieron las emociones positivas desde su crianza y si estas pueden tener impacto positivo para hacer frente al estrés y su salud física en la línea”.

Ella hizo una lista en como los objetivos de mejora de la calidad de vida del paciente, mejoraron junto a la adherencia a la medicación, el fomento de comportamientos saludables, y la construcción de los recursos personales dio lugar a un mayor apoyo social y más amplia atención a las cosas buenas de la vida.

Gregg De Meza, un arquitecto de 56 años de edad, en San Francisco, que supo que estaba infectado con V.I.H. Hace cuatro años, me dijo que tenía el aprendizaje de habilidades “positivas” y que esto cambió su vida. Dijo que se sentía “estúpido y descuidado” con la posibilidad de infectarse y había mantenido su diagnóstico INICIALMENTE un secreto.

“Cuando entré en el estudio, me sentí como si mi mundo entero, se desplomara”, dijo. “El entrenamiento me recordó que confiar en mi red social, y decidí ser honesto con mis amigos. Me di cuenta que podía mostrar mi verdadera fuerza al mostrar mi debilidad. Sin juego de palabras, me hizo más positivo, más compasivo, y ahora estoy más sano que nunca.”

Otros estudios sobre el positivismo

En otro estudio realizado con 49 pacientes con diabetes tipo 2, en la versión en línea del curso de entrenamiento de las emociones y habilidades positivas, en la mejora de la positividad y la reducción de las emociones y los sentimientos negativos del estrés.

Estudios anteriores mostraron que, para las personas con diabetes, los sentimientos positivos se asociaron con un mejor control del azúcar en la sangre para aumentar la actividad física y la alimentación saludable, un menor uso de tabaco y un menor riesgo de morir.

En un estudio piloto con 39 mujeres con cáncer de mama avanzado, la Dra. Moskowitz dijo en la versión en línea que el entrenamiento de habilidades disminuía la depresión entre ellos. Lo mismo era cierto con los cuidadores de los pacientes con demencia.

“Nada de esto es ciencia de cohetes,” dijo la Dra. Moskowitz. “Estoy poniendo estas habilidades juntas y probandolas en una científica moda.”

Un Estudio con 4000 personas

En un estudio relacionado de más de 4.000 personas mayores de 50 años el año pasado publicado en la revista Journal of Gerontology, por la Dra. Becca Levy y Avni Bavishi en la Yale School of Public Health demostrada que: Tener una visión positiva del envejecimiento puede lograr una influencia beneficiosa sobre los resultados de salud y longevidad.

La Dra. Levy asevera que hay dos posibles mecanismos responsables de los resultados. Psicológicamente, una visión positiva puede mejorar ascendió en las capacidades de uno, disminuyen el estrés percibido y fomentan comportamientos saludables.

Fisiológicamente, las personas con una visión positiva del envejecimiento tenían niveles más bajos de proteína C-reactiva, un marcador de la inflamación relacionada con el estrés asociado con enfermedades del corazón y otras enfermedades, incluso teniendo en cuenta las posibles influencias como la edad, estado de salud, el sexo, la raza y la educación de los que tienen una perspectiva negativa. También vivieron significativamente más tiempo.

Referencias:

  1. “A Positive Outlook May Be Good for Your Health”, Ny Times.
Anuncios