Social BIO

Agrega Tu Email

Alimentos

Un Estudio muestra niveles ilegales de arsénico en alimentos para bebés

Esta claro que cuando se trata de nuestros hijos, siempre nos preocupa absolutamente todo, y en esta nota vamos a comentar algo más para la lista.

En enero de 2016, la Unión Europea impuso un límite máximo de arsénico inorgánico a los fabricantes para mitigar los riesgos asociados con la salud.

Investigadores del Instituto para la Seguridad Alimentaria Mundial de Queen’s han descubierto que poco ha cambiado desde que se aprobó esta ley y que el 50% de los productos alimenticios para bebés contienen todavía un nivel ilegal de arsénico inorgánico.

“Esta investigación ha demostrado evidencia directa de que los bebés están expuestos a niveles ilegales de arsénico a pesar de la regulación de la UE para abordar específicamente este desafío de la salud. Los bebés son particularmente Vulnerables a los efectos perjudiciales del arsénico que pueden prevenir el desarrollo saludable del crecimiento del bebé, la inteligencia académica y el sistema inmunológico, entre otros.” explica el estudio.

Arsénico en alimentos para bebés

El arroz tiene, típicamente, diez veces más arsénico inorgánico que otros alimentos y la exposición crónica puede causar una gama de problemas de salud incluyendo problemas de desarrollo, enfermedades del corazón, diabetes y daño del sistema nervioso.

Como los bebés están creciendo rápidamente están en una etapa delicada de desarrollo y se sabe que son más susceptibles a los efectos perjudiciales del arsénico, que puede inhibir su desarrollo y causar problemas de salud a largo plazo.

Los bebés y los niños pequeños menores de cinco años también consumen alrededor de tres veces más alimentos en base al peso corporal que los adultos, lo que significa que, relativamente, tienen tres veces más exposiciones al arsénico inorgánico del mismo alimento.

Los Hallazgos de la investigación

Los hallazgos de la investigación, publicados hoy en la revista PLOS ONE, compararon el nivel de arsénico en las muestras de orina entre los lactantes alimentados con leche materna o alimentados con fórmula antes y después del destete.

Se encontró una mayor concentración de arsénico en los lactantes alimentados con fórmula, particularmente entre los que fueron alimentados con fórmulas no lácteas que incluyen fórmulas fortificadas con arroz favorecidas para lactantes con requerimientos alimenticios tales como intolerancia al trigo o a los productos lácteos.

El proceso de destete aumentó aún más la exposición de los bebés al arsénico, con bebés cinco veces más expuestos al arsénico después del proceso de destete, destacando el claro vínculo entre los productos para bebés basados en arroz y la exposición al arsénico.

Productos Antes y después de la Ley

En este nuevo estudio, los investigadores de Queen’s también compararon los alimentos para bebés que contenían arroz antes y después de la aprobación de la ley y descubrieron que se encontraban más altos niveles de arsénico en los productos desde que se implementaron las nuevas regulaciones.

Casi el 75% de los productos a base de arroz comercializados específicamente para lactantes y niños pequeños contenían más del nivel estándar de arsénico estipulado por la legislación de la UE.

El arroz y los productos a base de arroz son una opción popular para los padres, ampliamente utilizados durante el destete, y para alimentar a los niños pequeños, debido a su disponibilidad, valor nutricional y relativamente bajo potencial alérgico.

¿Qué dicen los profesionales?

El profesor Meharg explicó: “Los productos como los arrozales y los cereales de arroz son comunes en las dietas de los bebés. Este estudio encontró que casi tres cuartas partes de las galletas para bebés, específicamente comercializados para los niños superó la cantidad máxima de arsénico”.

La investigación anterior conducida por el profesor Meharg destacó cómo un simple proceso de filtración de arroz podría eliminar hasta el 85 por ciento de arsénico.

El profesor Meharg añade: “Se pueden tomar medidas sencillas para reducir drásticamente el arsénico en estos productos, por lo que no hay excusa para que los fabricantes vendan productos para bebés con niveles nocivos de esta sustancia cancerígena.

“Los fabricantes deben ser responsables por la venta de productos que no cumplen con la norma europea requerida, las empresas deben publicar los niveles de arsénico en sus productos, para evitar que se vendan cantidades ilegales, lo que permitirá a los consumidores tomar una decisión informada, Cualquier riesgo asociado antes de consumir productos que contengan arsénico.”

Referencias sobre el estudio:

  1. Dinamarca advierte sobre el arroz para niños“, Medical Express.
  2. Niveles de metabolitos de arsénico urinario de lactantes relacionados con la alimentación con fórmula y el destete con productos de arroz que exceden el estándar de arsénico inorgánico de la UE“, PLOS ONE.