Social BIO

Agrega Tu Email

Prevenciónslider

Los niños pasan demasiado tiempo frente a pantallas y esto está afectando su desarrollo

He aquí una pregunta para los padres: ¿cuánto tiempo pasan sus hijos utilizando dispositivos electrónicos? Si se trata de una gran cantidad, es posible que resulte difícil alejarlos de esas pequeñas pantallas.

Admitámoslo: estamos fascinados por estos dispositivos. Estamos pegados a nuestros teléfonos. Los recogemos por reflejo cada vez que hay una pausa en una conversación, y si se nos olvidan al ir al trabajo nos sentimos desnudos. Algunos de nosotros no paramos en consultar las actualizaciones de estado, tweets y resultados de los partidos cuando estamos en la mesa comiendo.

La reciente moda de Pokemon Go! es una locura que está impulsando hordas de gente distraida (y, ocasionalmente las vemos en calles de la ciudad). Y para los padres que se sienten estresados y agotados, es fácil ofrecerle a nuestros hijos inquietos un teléfono o tablet con un montón de aplicaciones educativas de fácil acceso, para lograr tener un tiempo de relajación.

Anuncios

Así es, todo parece demasiado bueno para ser cierto, sin embargo, algunos investigadores están informando sobre las consecuencias de los hábitos digitales de nuestros hijos y no les gusta lo que ven.

De acuerdo con la neuroterapeuta y doctora en psicología Mari Swingle, estamos empezando a notar cambios en el aprendizaje y el desarrollo temprano como resultado de nuestra mayor dependencia de tecnología interactiva.

Cuando lleguemos a la cuna de la tecnología digital, hay una disminución notable en la interacción infante-cuidador”, dice Swingle, autora del nuevo libro, “i-Minds: cómo los teléfonos celulares, ordenadores, juegos y los medios sociales están cambiando nuestros cerebros, Nuestro comportamiento y la evolución de nuestra especie” (New Society Publishers, 2016).

“Todos los sistemas humanos – las conexiones nerviosas del cerebro – son a través del tacto, visualización y prosodia de voz (elementos no fonéticas del habla, como la entonación, el tono, el estrés y el ritmo). Y lo que estamos notando es que cuando ponemos los dispositivos en la base y cuando los padres y cuidadores jóvenes están en sus dispositivos, hay una reducción notable en todo esto que está afectando el apego”.

Las consecuencias de la reducción de fijación y la interacción social son un problema serio y preocupante para los investigadores como Swingle, especialmente ahora que los problemas han comenzado a presentarse entre los niños pequeños.

“Lo que estamos viendo con este grupo es que están vinculados a los objetos en lugar de a sus compañeros y padres,” dice ella. “No responden a las llamadas de los padres. Cuando hablamos de la disciplina y la obediencia recta, no están respondiendo a los padres como lo hacían antes. Ellos hacen rabietas si no tienen sus dispositivos. Ellos no saben cómo auto-ocuparse o jugar – y el juego se aprende a esa edad”.

La desconexión con el entorno

Una gran parte del problema, dice Swingle, deriva del hecho de que cuando un niño está mirando a una pantalla, tienden a bloquear el medio físico que les rodea. Esto significa, por ejemplo, que no están aprendiendo tanto la lengua de sus padres o hermanos porque están desvinculados de las conversaciones que están pasando a su alrededor. Ellos no están recibiendo esa información habitual que obtendrían, por ejemplo, la hora del cuento, cuando hay normalmente un diálogo en marcha entre padres e hijos sobre el tema en cuestión. Y que, a su vez, significa que se está perdiendo en los contextos más amplios que normalmente les ayudan a entender lo que están leyendo, por no hablar de ampliar su vocabulario o aprender algunos de los matices de la modulación de la voz y el tono. Aprender de una aplicación interactiva por lo tanto se produce de una manera que es menos orgánica y más compartimentada.

Pero esto no es simplemente un problema para los niños pequeños y niños pequeños. Swingle observa que los efectos negativos sobre la interacción social y el desarrollo están afectando de diferentes maneras a todos los grupos de edad. Muchos adolescentes, por ejemplo, van a renunciar a las conversaciones en persona y en lugar de ello van a conectarse con sus compañeros a través de las redes sociales o mensajería de texto, a veces, incluso cuando están sentados en la misma habitación. Esto no es una revelación nueva o chocante, pero Swingle sugiere que está afectando a su desarrollo social de manera profunda.

“Lo que sucede es que los adolescentes se comunican a través de sus dispositivos, pero que no están aprendiendo las habilidades sociales para ser adultos,” dice ella. “Y estamos encontrando estos comportamientos de polarización en cuanto a la sexualidad, en las que estos niños son increíblemente descarados en sus teléfonos y mensajes de texto, Snapchat, todo eso. Pero al mismo tiempo se les hace muy difícil hacerlo de persona a persona, a menos que la relación sea objetivada o sin riesgo interpersonal”.

Ciertamente, la evidencia Swingle citada en su libro no es un buen augurio para el futuro de la conducta social humana o el desarrollo intelectual. Pero la tecnología no va a ninguna parte; en todo caso, sólo es probable que sean más ineludible en nuestra vida diaria.

Si eso es un hecho, ¿qué debemos hacer al respecto? Swingle dice que no se opondría a una prohibición total de dispositivos electrónicos para los niños menores de seis años. Pero dejando las medidas drásticas a un lado, la clave será considerar más de cerca los aspectos positivos y negativos de permitir que niños pasen tanto tiempo frente a una pantalla. Mientras que algunas aplicaciones pueden ser una herramienta útil de enseñanza, los problemas surgen cuando la tecnología comienza a asumir el papel de “niñera electrónica” – donde los padres, que están estresados y sobrecargados de trabajo alrededor de 110 por ciento de las veces, habitualmente permiten que sus hijos usen estos dispositivos como un sustituto de tiempo de calidad entre padres e hijos.

Es apenas una cuestión menor. Los niños necesitan ese tiempo para interactuar y construir relaciones extendidas sólidas con sus padres, hermanos, amigos, familiares y vecinos. Una aplicación para teléfonos inteligentes podría proporcionar entretenimiento, una lección básica, o incluso un alivio temporal para los padres que necesitan de un descanso.

Pero no puede hacerse cargo del trabajo de los padres como educadores. No puede sustituir a las relaciones sociales y emocionales reales, o suplantar la necesidad fundamental de nuestros hijos para salir y jugar. No puede hacer frente a todo el espectro de necesidades que demandan nuestros hijos con el fin de convertirse en seres humanos con pleno funcionamiento.

Anuncios