Social BIO

Agrega Tu Email

Estilo de Vida

Secretos para ahorrar dinero que los supermercados no quieren que sepas

Mi novio es algo desorganizado, es el típico hombre que se compra 20 paquetes de figuras sorpresas y me llena los muebles de basura, mientras corta cada bolsita con poca elegancia.

Si tuviese que confesar lo que hace cuando vamos al supermercado, la situación es aún más desorganizada, se antoja de absolutamente todo, se acerca a mí y clama porque llevemos cada uno de los productos que hay en la tienda, incluso me mira como cuando le vas a dar de comer a un perro, o regalar un juguete a un niño.

Al final el carrito de compras se llena de objetos que ni siquiera son importantes, varias marcas de cereal, de leche, muchos dulces, galletas y toda una comparsa de productos que son poco nutritivos.

Lo peor es cuando debemos visitar el supermercado más de 2 o 3 veces por semana, incluso mi novio que es publicista tiene su propia canción cuando nos encontramos en la cola, para pagar los alimentos, al ritmo de dos tonos empieza a decir: “Compra compulsiva, compra compulsiva, compra compulsiva”, al final termina echando un articulo de los que están cerca de la caja, y en efecto son artículos que en el argot publicitario se denominan compras compulsivas.

¿Cómo ahorrar dinero al mes?

Pero la cosa ha cambiado últimamente, hemos aplicado ciertas tácticas para reducir por completo los objetos innecesarios y al mismo aprendemos a como ahorrar dinero al mes, con secretos que ningún supermercado le gustaría revelar.

Para fortuna de ustedes, mi novio y mi dinero, comentaré algunos de estos secretos para que ustedes también puedan ahorrar y tener unas moneditas de más para invertir en algo durante cada mes.

-La Importancia de tener una lista de compras

En el ejemplo que di anteriormente cuando mi novio empezaba a echar cualquier tipo de alimento al carrito de compras, me di cuenta que uno de los motivos por los que lo hacía, es que desesperaba al no tener una noción clara de lo que queríamos comprar.

Era fácil verlo desesperando y preguntando una y otra vez, si necesitábamos esto o lo otro, para terminar echando todo sin ser analítico.

Antes de salir de casa, o en un día que tengas tiempo libre, dedícate a realizar una lista de compras, incluso puedes descargarla de Internet y analizar que cosas son realmente importantes para nuestra vida diaria.

Parece algo sencillo pero no mucha gente lo hace y en realidad es una excelente manera de salvar algo de dinero.

Es aún más importante tener una aplicación en nuestro móvil en la que podamos llevar con orden nuestra lista de compras, recomiendo Out of Milk.

– Las deliciosas muestras de alimentos son un truco

Recuerdo una vez que estaba realizando las compras y en uno de los puestos de degustación, me ofrecieron un delicioso jamón serrano, ese día no tenía pensado comprar ese alimento, pero el sabor era tan delicioso que tuve que comprarlo de inmediato.

Cada vez son más supermercados los que se llenan de pequeños puestos con muestras de degustación, allí podemos ver todo tipo de alimentos, desde café, quesos, hasta bebidas exóticas.

Hay un secreto psicológico detrás de todas esas deliciosas muestras, simplemente desean aumentar las ventas. El sitio web The Atlantic incluso asevera que las ventas gracias a las muestras se han aumentado en un 2000%.

Hay que tener mucho cuidado de esta estrategia de mercadeo, al final lo que se busca es que el cliente compre productos que no necesita, por el impulso de probarlo.

– Las falsas etiquetas de promociones y descuentos

Uno de esos días en los que compraba junto a mi novio diferentes productos en el supermercado, vimos una promoción de 3 latas de atún, al final hicimos cuentas y resulto que comprar el producto a nivel individual era mucho más rentable, que esa promoción de tres latas enrolladas por un plástico que se ofrecían como la gran oferta.

Curiosamente este viejo truco es aplicado por lo general en el pasillo de las latas, esas promociones de 10, 8, 3, que parecen tener un buen precio pero en realidad son estrategias de marketing para que nosotros dejemos más dinero en el supermercado.

Además hay llamativos sellos con letra pequeña, algunos hablan de descuentos, pero luego viendo la letra pequeña te dejan en claro que debes comprar cierto número de productos para que ese descuento se aplique.

– Planifica los viajes al supermercado, reducelos

Es mejor planificar nuestros viajes al supermercado, es mejor sólo ir un par de veces al mes, que estar yendo constantemente los fines de semana, esto debido a que entre más veces entremos allí, siempre tendremos deseos de comprar otras cosas, incluso algo que entre mi novio y yo denominamos: “El Premio”, que es por lo general un chocolate o paleta de helado, una para cada uno.

-Ve a la feria o mercado agrícola de tu ciudad

La primera vez que fui al mercado agrícola de mi país me sorprendieron los precios, cada fruta y verdura, estaban mucho más baratas que las que me ofrece el supermercado, y la calidad era practicamente la misma.

Por ejemplo un racimo de bananas me costaba en la feria alrededor de 2 dólares, mientras que en el supermercado podía gastar hasta el doble por la misma cantidad de bananas.

– La música del supermercado pretende que gastes más

Hay un juego de Nintendo que se llama Zelda Ocarine of Time, algo muy curioso de este videojuego es la música que podemos escuchar en la tienda dentro del juego.

Un día escuchando esa canción, mi novio me dijo: “Dios, escuchando esa canción, podría comprar durante todo el día”. Y fue allí que me di cuenta de la importancia que tiene esa música de fondo en el supermercado.

Es un hecho científico, incluso un estudio del año de 1982 descubrió que dependiendo del ritmo de la canción que se escucha en el supermercado, las personas suelen comprar más compulsivamente.

Si la música es más lenta y relajante, los consumidores duraran más tiempo en el supermercado, y por lo tanto incrementarán sus ventas.

¿Cómo podemos combatir este ejemplo de marketing sonoro? muy fácil, no debemos distraernos y debemos apegarnos lo más seriamente posible que podamos a nuestra lista de compra: “Run, forest, run!“.

– Los espacios de los supermercados son pagados

Un día en el supermercado, mi novio se volvió como loco, buscando unas galletas que son un poco más artesanales, fuimos a las diferentes estanterías y en ninguna estaba, sólo veíamos las típicas galletas de marca.

Hasta que de pronto mi novio gritó: “Julieta (Esa era la marca), aquí están amadas mías”. Las galletas no fueron visibles por nosotros, ya que se encontraban casi en el suelo en un rincón muy poco visual de la estantería, o góndola si conoces del argot de marketing.

Hay toda una estrategia de marketing a la hora de colocar productos en un supermercado, las grandes marcas pagan más y esto provoca que ganen beneficios como los mejores espacios en las estanterías.

Estos costes que pagan las marcas, le permiten a las tiendas de comestibles ordenar los diversos productos y al mismo tiempo las tarifas de posicionamiento influyen en las decisiones de compra de los usuarios.

La lógica es así: en la parte superior encontraremos los productos más caros, en la parte inferior (Recordemos a Julieta) se encuentran los precios más accesibles.

– Es importante conocer la distribución del Supermercado

Una profesora de psicología, me decía: “Los seres humanos son gente a la que le gusta la rutina, al final y cuando tengan más poder adquisitivo, se van a dar cuenta que recorren el supermercado de la misma forma, todas las veces que vayan”.

Desde luego mi profesora sabía de lo que hablaba, y es que las tiendas de comestibles están diseñadas de una manera estratégica.

De esta forma los compradores se ven obligados a caminar por diversos pasillos innecesarios para finalmente llegar a los pasillos esenciales donde podrán comprar la leche, el pan, los huevos, etc.

El plan de la tienda es ofrecer la mayor cantidad de productos posibles, antes de que el usuario compre lo que finalmente tiene en mente. Es por eso que debemos tener en claro donde se encuentran los artículos que necesitamos, y entrar directamente a comprarlos, evitando los distractores.

– Nunca debemos quedarnos sólo con la primera opción

Algunas veces por comodidad preferimos comprar en el supermercado que tenemos más cerca de nuestro hogar, pero quizás nos sorprendamos si comparamos con supermercados de la competencia.

Muchas veces encontramos los mismos productos en diferentes supermercados, con diferente precio, por lo general y basada en mi experiencia, los sitios más caros suelen ser los que aparentan ser dirigidos a un mercado más lujoso.

Además también podemos hacer las compras en diferentes sitios, en mi caso compro los artículos de limpieza en un supermercado más lowcost, mientras que los alimentos más exóticos los compro en el supermercado de toda la vida, y las verduras y vegetales las consigo en el mercado.

– Aprenda a conocer cuando llegan los productos al Supermercado

Cada seis semanas los supermercados son abastecidos con nuevos productos. Es importante darnos cuenta cuando recibe los productos el supermercado que frecuentamos, esto con el objetivo de comprarlos lo más pronto posible sin que hayan carencias.

De esta manera podemos abastecernos con la mayoría de productos, hasta el próximo ciclo de ventas. También es importante almacenar todo lo que nos sea posible para economizar.

– Sustituya los productos siempre que sea posible

Algunas veces los Supermercados cuentan con una marca más económica, y no necesariamente de mala calidad, muchas veces podemos sustituir nuestra marca favorita por esta alternativa.

Además de los sustitutos de marca, también hay otros trucos que podemos aplicar y que nos salvaran algunos centavos, por ejemplo comprar un pollo entero en lugar de pollo deshuesado.

O sustituir el tipo de carne picada por una un poco más barata, aunque esto a veces es contraproducente porque dejas de lado un producto de mayor calidad.

– Los hijos también son un factor negativo a la hora de las compras

Otra estrategia del marketing, son los personajes que vemos en las cajas de cereal, ellos tienen la vista dirigida hacia el suelo o el frente, con la esperanza de ver a los niños y decirles en secreto: “Hey niño comprame que soy delicioso y un amigo especial”.

Al final terminamos atendiendo los caprichos de nuestros hijos, y esto desde luego afecta nuestro bolsillo.

General Mills y Kellogg invierten millones para que sus productos en las estanterías estén justo a la altura de los ojos de sus hijos.

– El carrito de supermercado que es gigante

Cuando gasto menos dinero en el supermercado, es cuando llevo una pequeña cesta de compras, en lugar de tomar el enorme carrito de compras.

Desde el año de 1975, los carritos de compras han cambiado su tamaño, cada vez son más grandes.

Muchas pueden ser las razones tras este cambio, pero lo que si hemos experimentado es la sensación de comprar más cuando nuestro carrito de compras es más grande. Por eso mi consejo es que utilices cestas de compra o un carrito que en realidad haga honor a su diminutivo.

– No dejarse seducir por los productos de compra compulsiva

Estrategicamente los supermercado agrupan una serie de productos de compra compulsiva a lo largo de las enormes colas para el pago.

Es importante evitar a toda costa estos, chicles, helados, golosinas, etc.

– Ordenar las compras por Internet

Vivimos en tiempos donde la simplicidad del servicio, también puede jugar a nuestro favor, si todos los consejos aquí presentes, no han sido de gran ayuda, siempre queda la opción, de comprar desde la comodidad de nuestra casa, y recoger en el supermercado nuestras compras.

Muchos supermercado en la actualidad ofrecen este servicio por un precio mínimo.

Referencias:

  1. The Psychology Behind Costco’s Free Samples” The Atlantic.
  2. Using Background Music to Affect the Behavior of Supermarket Shoppers“, Freakonomics.com
  3. The hidden war over grocery shelf space“, Vox.com
  4. The Secrets Behind Your Grocery Store’s Layout“, Real Simple.
  5. Grocery Sales Cycles“, The Balance.
  6. Attack of the Giant Shopping Carts!!!“, Slate.com
Maria Lemniscata
Tejedora de sueños desde una temprana edad, con aspiraciones de llevar una vida plena nutritiva, haciendo deporte y purificando mi persona. Con la curiosidad como bandera en casi cualquier temática. Y la pasión de una fotógrafa.